Dentro del ojo existe una estructura transparente llamada cristalino que sirve para acomodar, es decir, para enfocar los objetos situados a diferentes distancias.

catarata1

Como parte del proceso normal de envejecimiento, el cristalino se va poco a poco opacificando. Esta opacificación es lo que se llama catarata. En algunas personas esta opacificación del cristalino es lo suficientemente severa como para producir disminución de la visión.

La catarata, por tanto, comienza a ser significativa, es decir, a producir alteraciones visuales, generalmente después de los 60 años. Existen, sin embargo, algunas situaciones que pueden hacer que la catarata se desarrolle antes de esa edad, como los traumatismos oculares, algunas enfermedades (como la diabetes) o el tratamiento con algunos fármacos (como los corticoides).

El síntoma más frecuente de la catarata es la disminución de la agudeza visual, que se suele manifestar al leer o al conducir. Otro problema frecuente es la visión de “halos”, generalmente con las luces brillantes. Las personas afectadas de Cataratas se quejan de mala visión y/o deslumbramiento, y sufren frecuentes cambios en la graduación de las gafas.

Clínica Aver, tu clínica oftalmológica en el centro de Madrid.

Avenida Menéndez Pelayo, 7

Plaza Manuel Becerra, 18