Tumores y pequeñas lesiones palpebrales

En nuestros párpados se localizan con frecuencia tumores de distinto tipo, entre los que hay que diferenciar benignos y malignos.

¿Cómo se diferencian los tumores benignos de los tumores malignos?:

Aunque los Oftalmólogos pueden diferenciarlos clínicamente, es aconsejable realizar un estudio anatomopatológico de todos aquellos tumores sospechosos mediante una biopsia, para determinar el tipo de tumor y confirmar la ausencia de afectación de la zona próxima. En muchos casos, durante las cirugías se combina extirpación de la zona afectada por el tumor, con la biopsia para el posterior análisis.

Tumores benignos:
Los tumores benignos más frecuentes son los nevus o lunares, los fibromas y las queratosis seborreicas.

Tumores malignos:
Son afortunadamente menos frecuentes pero sin embargo, aproximadamente el 5 a 10 % de todas las neoplasias malignas cutáneas (tumores malignos) se localizan en los párpados. Entre ellos el más frecuente es el carcinoma basocelular, localizado con más frecuencia en el párpado inferior.

Estos tumores palpebrales, se pueden extirpar con cirugía. Los defectos pequeños se reconstruyen mediante cierre primario, y las grandes lesiones pueden requerir la utilización de injertos cutáneos y su reconstrucción debe ser realizada por un oftalmólogo oculoplástico con experiencia.

VIDEO: Dr. Mora Tumores y lesiones palpebrales