¿Qué es la cirugía láser con la técnica PRK?

El propósito de la Cirugía PRK, al igual que la cirugía LASIK, es corregir la miopía, hipermetropía y astigmatismo.

La PRK (PhotoRefractive Keratectomy) se realiza aplicando el láser directamente sobre la córnea previamente desepitelizada, sin necesidad de realizar un flap (corte en la córnea). Su objetivo es poder tratar córneas en las que no está indicada la realización de un flap corneal (ó técnica lásik).

La PRK fue aprobada por la FDA en el año 1995 y desde entonces millones de ojos han sido intervenidos con éxito mediante su uso, siendo una excelente opción para los pacientes en los que está contraindicado realizar un LASIK:

  • pacientes con córneas finas o con córneas muy planas o muy curvas.
  • pacientes con córneas irregulares o con cicatrices.
  • pacientes que realizan de manera rutinaria actividades de contacto (karate, etc.).

Los beneficios de la PRK a largo plazo son similares a los de LASIK y, para determinados pacientes, llega a ofrecer mejores resultados.

¿Cómo se realiza la operación con la técnica PRK?

  1. Se aplican unas gotas de anestesia en el ojo, para evitar dolor durante la cirugía.
  2. Retiramos el epitelio corneal (50 micras aproximadamente).
  3. Se realiza el tratamiento con láser EXCIMER.
  4. Finalmente, se coloca una lente de contacto terapéutica para disminuir el dolor postoperatorio y acortar el tiempo de cicatrización.

Visian ICL

¿Cuáles son las desventajas de la PRK?

  • Durante los 3 primeros días después de la intervención, el paciente tendrá molestias como irritación, lagrimeo y picor. A fin de reducir este malestar, se utilizan gotas para el dolor y lentes de contacto protectoras.
  • La recuperación de la visión suele necesitar un poco más de tiempo que con la técnica Lasik. Normalmente, los pacientes han recuperado ya un 80% de su visión inicial tras la primera semana y lo habitual es que al mes de la cirugía la recuperación sea del 95%-100%.

Beneficios de la PRK

  • La aplicación del láser directamente sobre la superficie de la córnea, permite poder realizar el tratamiento a pacientes cuyas córneas son demasiado delgadas, demasiado curvas ó demasiado planas o irregulares como para realizar una técnica lasik. En estos casos, la técnica PRK es la más recomendada por la seguridad que ofrece.
  • Disminuye el riesgo de inducir o empeorar el ojo seco: La PRK es menos traumática para las terminaciones nerviosas existentes en la córnea. Esta cirugía disminuye la posibilidad de inducir o empeorar los síntomas de ojo seco.
  • Máxima garantía para los Pacientes: Seguridad y predictibilidad de los resultados.
  • Excelentes resultados clínicos.

Clínica Aver, tu clínica oftalmológica en el centro de Madrid.

Avenida Menéndez Pelayo, 7

Plaza Manuel Becerra, 18