Hoy en día la técnica de elección para resolver de forma definitiva los errores refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) es el tratamiento con lásik (acrónimo de queratomileusis in situ asistida por láser excímer).

El lásik es un proceso que consiste en realizar un corte superficial de pequeño espesor en la córnea para conseguir un flap corneal. Al retirar este flap corneal, se puede aplicar el láser sobre la capa más interna de la córnea para realizar un tallado de la misma y corregir el error refractivo de que se trate. Por último se coloca de nuevo en su sitio el flap corneal que se adhiere por sí solo, sin necesidad de puntos de sutura.

Todo este proceso dura entre 10 y 15 minutos y se realiza con anestesia local (gotas), por lo que no se siente dolor.

Hay ocasiones (como es el caso de un número muy elevado de dioptrías o cuando la córnea no tiene espesor suficiente) en que el lásik no puede corregir el defecto refractivo. En estos casos hay otras técnicas mas adecuadas para la corrección del defecto visual. Consulte al Oftalmólogo de Clínica AVER, que le hará un diagnóstico personalizado.

VIDEO: ¿En qué consiste la cirugía lásik?

Enlaces de interés