Ptosis palpebral o párpado caído.

Consiste en la caída del párpado superior, provocada por la lesión del músculo elevador. Se puede recuperar la posición deseada reinsertando quirúrgicamente el músculo elevador en el párpado. En el caso de no poder reinsertar este músculo, bien por un defecto congénito, o bien debido a su mal estado, se puede suspender el párpado de otra estructura superior, consiguiendo el efecto que normalmente hace el músculo elevador.

Además de conseguir el efecto estético deseado, con esta cirugía se consigue recuperar la posición natural del párpado y evitar la oclusión del eje visual, con la consiguiente pérdida de visión que puede provocar el párpado caído.

Clínica Aver, tu clínica oftalmológica en el centro de Madrid.

Avenida Menéndez Pelayo, 7

Plaza Manuel Becerra, 18