Lo problemas oculares mas habituales en los niños son:

Estrabismo

El estrabismo es una afección en la que los dos ojos no son capaces de mirar al mismo sitio a la vez, motivado por la descoordinación de los músculos oculares. Puede ser congénito, desde el nacimiento, o puede desarrollarse durante la infancia o en la etapa adulta. El tratamiento debe iniciarse tan pronto como se diagnostique, con el objetivo de asegurar la mejor agudeza visual y la visión binocular adecuada con ambos ojos. No hay estrabismo que se corrija por sí solo sin tratamiento. Tras el análisis del tipo y estado, el oftalmólogo decidirá la mejor opción de tratamiento, que pueden ser con o sin cirugía dependiendo de cada caso (ver apartado específico sobre ESTRABISMO)

subir

Pseudoestrabismo

Es la falsa sensación de que el niño “mete un ojo”, y es típico de los recién nacidos lactantes. Se debe en general a que el niño tiene un puente nasal ancho y “chato”. No requiere tratamiento, aunque es importante vigilar a estos niños porque un pequeño porcentaje acaban desarrollando estrabismo verdadero.

subir

Exceso de acomodación visual y espasmos acomodativos

En algunos niños, a veces se observa que sufren espasmos o “calambres” de los músculos encargados de enfocar de cerca o acomodar la vista, que suele aparecer después de un tiempo prolongado de uso de la “visión cercana”. Los síntomas que tienen estos niños son normalmente: dolor de cabeza y visión borrosa y fluctuante de lejos.

Para su tratamiento el primer paso consiste en mejorar la higiene visual de niño (mejorar los hábitos de trabajo en la visión de cerca), ayudado de terapia visual guiado por un profesional. En algunos casos donde esto no es suficiente se puede valorar el tratamiento con gafas o gotas ciclopléjicas (que relajan la acomodación de la vista).

subir

Insuficiencia de la convergencia

Es un problema común de coordinación muscular, en el cual los ojos tienden a desviarse hacia afuera (exoforia) cuando se lee o en otras actividades de visión cercana. Los síntomas pueden incluir cansancio ocular, cefaleas, letras o palabras que se mueven al leer, pérdida frecuente de la fijación durante la lectura, incapacidad para concentrarse y menor tiempo de concentración. Esto síntomas empeoran al final del día. El 16% de los niños con déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tiene problemas de Insuficiencia de la Convergencia y estos niños tienen tres veces más posibilidades de presentar déficit de atención e hiperactividad.

subir

Problemas de superficie ocular

Conjuntivitis, alergia ocular, infecciones externas,.. Estos problemas, tan frecuentes en algunos niños, requieren del diagnóstico y tratamiento médico para mantener una salud ocular adecuada.

subir

Obstrucción de la vía lagrimal

Puede afectar a un 20-30% de los recién nacidos, aunque sólo se producen síntomas en unos pocos. Los síntomas que suelen producirse son:

  • Lagrimeo.
  • secreción y/o conjuntivitis de repetición.
  • en casos extremos, infecciones agudas del saco lagrimal.

En primer lugar se realiza un tratamiento conservador (observación y masaje del saco lagrimal) y si el niño no responde, el tratamiento indicado es el sondaje de las vías lagrimales.

subir

Daltonismo (Discromatopsias)

Es la alteración en la visión de los colores. Es generalmente hereditaria y afecta sobre todo a varones. Aunque no tienen tratamiento, su detección permite informar al niño, padres y maestros de las posibles implicaciones futuras.

subir

Defectos refractivos en niños

Los defectos refractivos, son los defectos oculares que impiden que los rayos de luz se enfoquen con precisión en la retina. Aproximadamente el 20% de los niños de cualquier edad tiene defectos refractivos significativos como son el astigmatismo, la hipermetropía y la miopía.

La corrección de los defectos refractivos será necesaria o no, dependiendo como afecten a la visión o de las molestias que produzcan. En la infancia, el mejor tratamiento son las gafas, aunque en algunos casos, pueden valorarse las lentes de contacto. Los 3 defectos refractivos son:

Defectos refractivos: Astigmatismo, Hipermetropía, Miopía
  1. Astigmatismo: Los síntomas varían según el grado de astigmatismo y el tipo. Niños con altos astigmatismos tienen mala visión tanto de lejos como de cerca, mientras que en los astigmatismos más bajos la agudeza visual puede ser buena pero tener sensación de “fatiga ocular” y visión borrosa pasajera.
    La causa del astigmatismo es que los rayos de luz que entran en el ojo, no llegan a formar un sólo foco en la retina porque el sistema óptico no tiene la misma capacidad refractiva en todos los meridianos.
  2. Hipermetropía: En niños con hipermetropía, la visión puede ser normal o estar disminuida generalmente de cerca, aunque también puede estarlo de lejos. También pueden aparecer fatiga ocular y cefaleas, cuando el niño hace esfuerzos con la vista de cerca (leer, estudiar, videojuegos,..). La hipermetropía suele disminuir con el crecimiento.
    La causa de la hipermetropía es que los rayos de luz que entran en el ojo, forman el foco por detrás de la retina, impidiendo la visión correcta.
  3. Miopía: Los miopes tienen visión borrosa de lejos. La miopía suele “subir” de manera intermitente hasta los 20 años, edad en la que se suele estabilizar. La causa de la miopía es que los rayos de luz que entran en el ojo forman el foco por delante de la retina, impidiendo la visión correcta.

subir

Clínica Aver, tu clínica oftalmológica en el centro de Madrid.

Avenida Menéndez Pelayo, 7

Plaza Manuel Becerra, 18