Definición

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (también conocida como DMAE) es la principal causa de ceguera y pérdida de visión en mayores de 65 años. Esta enfermedad puede tener como consecuencia la pérdida progresiva de la visión central, que es la que nos permite leer, reconocer rostros y ver con nitidez. La Degeneración Macular afecta a la calidad de vida del paciente, al impedirle realizar sus actividades cotidianas.

Tipos de Degeneración Macular

Existen dos tipos de degeneración macular:

  • La Degeneración Macular seca sucede cuando los vasos sanguíneos situados debajo de la mácula se vuelven delgados y frágiles y como consecuencia, se forman pequeños depósitos amarillos. Es la forma más común de degeneración macular y se caracteriza por una pérdida progresiva de la visión, que se hace cada día menos nítida y que no permite ver los colores con su brillo habitual.
  • La Degeneración Macular húmeda sucede en aproximadamente el 10% de los pacientes con degeneración macular. Su origen es el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos anormales y frágiles, debajo de la mácula. Estos vasos dejan escapar sangre y otros líquidos, que provocan la distorsión progresiva de la imagen.

Síntomas de la degeneración

Algunos de los síntomas de esta enfermedad son:

  • La visión de las líneas rectas se distorsiona, y estas aparentan ser líneas curvas.
  • Visión borrosa o sensación de nube, delante de los ojos.
  • Dificultad para ver a distancia.
  • Dificultad para distinguir los colores.
  • Dificultad para distinguir detalles, tales como las caras de las personas.
  • Dificultad para leer los textos en un libro.
  • Zonas o Puntos oscuros, que bloquean el centro de la visión.

Degeneración Macular

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo de la degeneración macular es la edad, pero existen otros factores que favorecen su aparición como son:

  • Fumar.
  • Hipertensión arterial.
  • Niveles altos de colesterol.
  • Dieta inadecuada.
  • Obesidad.
  • Bajos niveles de zinc.
  • Falta de vitamina A, C, E.

Diagnóstico

Para el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad es necesario un control exhaustivo, ya que los cambios pueden presentarse de manera brusca en poco tiempo. Hay que combinar la observación propia del paciente de sus propios síntomas, con pruebas como la rejilla de Amsler, y adicionalmente hacerse las pruebas fundamentales para el diagnóstico y control de la DMAE, que son la OCT y la AFG.
Las pruebas denominadas OCT y AFG, se deben realizar de manera periódica y son muy eficaces para ver los cambios ocasionados por la enfermedad y el resultado del tratamiento empleado.

Tratamiento

El tratamiento adecuado para la Degeneración Macular seca es una combinación de vitaminas, antioxidantes y zinc, que puede evitar el agravamiento de la enfermedad. Sin embargo, este tratamiento no devolverá la visión que ya se haya perdido.

Para la Degeneración Macular húmeda, los tratamientos mas apropiados consisten en la inyección de fármacos intravítreos como son Lucentis o Avastín. Estos procedimientos indoloros, pueden retrasar la pérdida progresiva de la visión y en algunos casos, pueden hacerla mejorar.

La detección temprana y un tratamiento a tiempo, son la mejor defensa contra la pérdida de la visión por Degeneración Macular. Si usted tiene alguno de los factores de riesgos señalados anteriormente o ha detectado alguno de sus síntomas, pida una cita con nuestro oftalmólogo.

Clínica Aver, tu clínica oftalmológica en el centro de Madrid.

Avenida Menéndez Pelayo, 7

Plaza Manuel Becerra, 18