Causa

El problema de los altos niveles de tensión arterial, es el daño que ocasionan a nivel vascular en todo el cuerpo, especialmente en los vasos del corazón y en los vasos cerebrales. Los vasos de la retina también están afectados por una tensión arterial alta, pudiendo provocar a largo plazo una retinopatía hipertensiva.

La tensión intravascular produce rigidez vascular en los vasos retinianos que puede producir obstrucciones, isquemia retiniana e inflamación en diferentes partes de la retina y los nervios ópticos.

Síntomas

Lo más habitual es que, hasta fases avanzadas de la enfermedad, el cuadro no de síntomas. En el caso agudo de una subida importante de la tensión arterial, los síntomas son visión borrosa, disminución de agudeza visual y alteraciones en las formas y los colores.

Diagnóstico

El diagnóstico se debe hacer con un exhaustivo examen de la retina. El examen es útil no solo para el control de los problemas retinianos sino también para establecer un diagnostico general de cómo está el control de tensión arterial en ese paciente, ya que los vasos de la retina suelen ser un reflejo de cómo están el resto de vasos en el organismo.

Tratamiento

En la mayoría de las ocasiones el tratamiento debe de indicarlo el médico general o nefrólogo que controlan los niveles de tensión arterial en el paciente. Solo el control general de la tensión puede frenar la evolución de la retinopatía hipertensiva.

Clínica Aver, tu clínica oftalmológica en el centro de Madrid.

Avenida Menéndez Pelayo, 7

Plaza Manuel Becerra, 18