Menú

Noticia

Conoce las razones y los requisitos para operarte si tienes miopía

La miopía es un defecto de refracción que provoca mala visión en la distancia lejana. Se trata del defecto visual más común en el mundo. Se estima que al menos una cuarta parte de la población mundial la padece, casi 2 mil millones de personas, y en los últimos 50 años el número de pacientes se ha duplicado, e incluso triplicado en algunos continentes.

Este defecto óptico hace que no veamos bien o veamos borrosos los objetos que están lejos, aunque con la visión cercana no haya ningún problema. Las personas miopes apenas pueden distinguir rostros o cosas, por muy grandes que sean, a escasos metros de distancia. La miopía se genera por una forma diferente del globo ocular, generalmente más largo de lo normal, o un defecto en el grosor de la córnea, que produce que la luz procedente de los objetos se formen delante de la retina y no sobre la misma, provocando que la visión sea borrosa o desenfocada.
En muchos casos la miopía comienza a aparecer en la infancia ( generalmente entre los 6 y los 12 años, aunque también puede darse antes) y se puede ir modificando con el paso de los años. Durante la pubertad tiende a aumentar y sigue desarrollándose hasta los 20 años aproximadamente, cuando la persona ya ha madurado su crecimiento.
Es imposible curar la miopía con ejercicios visuales. Generalmente se corrige con el uso de gafas o lentes de contacto, y el progreso del defecto refractivo puede hacer que el paciente vea cada vez peor, por lo que debe revisar su graduación al menos una o dos veces en el año.
Desde hace años existe la alternativa de la cirugía refractiva láser excimer con la que es posible corregir la miopía y otros defectos refractivos, de manera definitiva, siempre y cuando no exista catarata o presbicia. En esas situaciones generalmente el planteamiento será otro y ya lo comentaremos en otro post. A través de este tipo de intervenciones los oftalmólogos pueden corregir amplios rangos de diferentes defectos refractivos, bien sea miopía, hipermetropía o astigmatismo, en cuestión de pocos minutos y de forma segura e indolora. Se cuenta con una amplia experiencia en esta modalidad quirúrgica y desde su aprobación en 1995 por la FDA los procedimientos de cirugía refractiva han ido mejorándose y perfeccionándose a lo largo de los años para ofrecer los mejores resultados visuales a quienes son candidatos a esta intervención.

Ventajas de operarse de miopía

Los beneficios de operar la miopía son evidentes, el principal es que poseer una capacidad visual completa hará nuestro desenvolvimiento en la vida diaria mucho más sencillo. Además, se recupera la independencia, sobre todo si se trata de una persona que no puede permanecer sin las gafas. La cirugía nos ofrece mayor libertad y autonomía al no depender de estas herramientas ópticas.
De igual manera resulta una ventaja para hacer deportes, nadar u otras actividades físicas especiales, pues en muchos casos las gafas dificultan su práctica. Al no tener que llevarlos puestos se puede ejecutar este tipo de movimientos con mayor comodidad y seguridad.
Otro aspecto es la cuestión estética. A día de hoy las gafas se han convertido en un artículo de moda con muchas posibilidades de modelos a elegir según los gustos de cada uno, pero hay personas no les gustan las gafas y no se sienten a gusto al tener que llevarlas, por lo que operarse ayudará a que se sientan mejor y con más seguridad en sí mismas.
Sin embargo, hay que destacar que no todas las personas con miopía son candidatas aptas para una operación.

¿Qué es lo que se tiene en cuenta para operar la miopía?

Una de las principales situaciones a valorar es la estabilidad refractiva. Quiere decir que la variación de la miopía de un año para otro sea nula o prácticamente mínima. Esta situación se suele presentar alrededor de los 20 años, unas personas se estabilizan antes y otras después.
Por supuesto, siempre hay que hacer un estudio riguroso de los ojos y es importante elegir para ello un centro oftalmológico especializado en cirugía refractiva. Las pruebas que se realizan permiten al oftalmólogo valorar parámetros como son el grosor y la regularidad corneal, el tipo de defecto a corregir ( miopía con o sin astigmatismo, astigmatismo y/o hipermetropía ), el estado del resto del globo ocular ( si hay sequedad o no y en qué grado, si la presión intraocular es normal, si la retina está en buenas condiciones, estado del cristalino, etc ). Es muy importante establecer un diálogo con nuestro médico comentándole si se toma alguna medicación o si se tiene alguna enfermedad general. Muy importante también comentar si se está embarazada o en duda de estarlo, ya que ante esta situación habrá que retrasar el planteamiento de la intervención. Todos estos detalles son importantes para que el oftalmólogo valore si nuestra miopía puede tratarse con láser excimer, y de qué manera. Resolver todas las dudas o miedos que se planteen es imprescindible para llegar al dia de la intervención lo más tranquilo posible.

Archivos

¿Por qué elegir Clínica AVER?

Satisfacción

Clínica con mayor grado de satisfacción de pacientes en Madrid.

Prestigio

Prestigio y experiencia de los Doctores con gran vocación y ética.

Éxito

Éxito en las cirugías con excelentes resultados en calidad de visión.

Excelencia

Completos estudios que permiten seleccionar las técnicas más adecuadas.

Experiencia

Hemos tratado a más 100.000 pacientes en más de 20 años de experiencia.

¿Necesitas más información?

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar