Menú

Noticia

Solución a la hipermetropía: cirugía con lente intraocular

La hipermetropía es un defecto ocular que provoca  una visión borrosa de los objetos que están cerca, pero que cuando los observamos desde la distancia se perciben con mucha nitidez.

En el caso de los niños o jóvenes que sufren de hipermetropía, si ésta no es muy alta no se manifiesta,  debido a que suele ser compensada con el esfuerzo de los  músculos del globo ocular (con el paso de los años vamos perdiendo esa capacidad). En cambio, si la hipermetropía es de elevada graduación, puede causar visión borrosa tanto de cerca como de lejos, además de dolores de cabeza y oculares.  La hipermetropía puede ir aumentando gradualmente al pasar  los años y puede aparecer sola o junto con astigmatismo.

La hipermetropía es un trastorno que puede ser fácilmente corregido con gafas, con cirugía refractiva láser o lentes intraoculares. Vamos a conocer cuáles son las causas, síntomas y diferentes tipos de hipermetropía.

Causas de la hipermetropía

La hipermetropía es un problema  que  ocurre cuando el globo ocular es demasiado corto o cuando la córnea  no tiene suficiente curvatura. En el paciente hipermétrope los objetos se enfocan detrás de la retina y no sobre ella. Este es el motivo del por qué cuando uno lee el periódico la visión se vuelve borrosa, en cambio cuando se ve un objeto a la distancia, éste se detalla claramente.

De igual manera existe un componente genético, por lo que los padres hipermétropes tienen grandes posibilidades de tener hijos con el mismo problema.

Síntomas

Ya  sabemos que un paciente con hipermetropía ve peor de cerca que de lejos, pero hay otros síntomas a los cuales hay que estar atentos para el diagnóstico de este defecto ocular:

–         Visión borrosa

–        Dolor de cabeza

–        Se debe entrecerrar los ojos para ver con claridad

–        Fatiga ocular, que incluye ardor y dolor en los ojos

–        Visión doble en ocasiones

Diferentes tipos de hipermetropía

Existen tres tipos de hipermetropía: simple, compuesta y  mixta.

Hipermetropía simple, es la más frecuente y es considerada   una continuación de la hipermetropía infantil que se ha vuelto crónica, es decir, que no ha disminuido con el paso del tiempo. El 75% de los recién nacidos son hipermétropes, a medida que van creciendo el eje anteroposterior del ojo se va alargando y la hipermetropía suele desaparecer. Cuando esto no ocurre podemos hablar de hipermetropía simple, que es cuando un ojo no se ha desarrollado lo suficiente.

Hipermetropía compuesta, cuando hay un aplanamiento de la córnea y una disminución del eje.

Hipermetropía mixta, cuando la córnea es más plana y el eje más largo o la córnea es más curva y el eje más corto.

¿Cómo se corrige la hipermetropía?

Para corregir la hipermetropía es necesario la visita al oftalmólogo, quien explorará al paciente para indicar cuál es el tratamiento adecuado para cada caso.

La hipermetropía puede corregirse con tratamiento óptico como lo son las gafas y a través de tratamientos quirúrgicos, como es el caso de la cirugía refractiva láser o la implantación de un lente intraocular.

¿Cuándo usar la cirugía con lente intraocular?

Es importante que el oftalmólogo experto en cirugía refractiva sea quien valore si el paciente es candidato o no para la cirugía con lente intraocular y esto dependerá del número de dioptrías que se deben corregir. Este tipo de cirugía está indicada para pacientes con un grado de hipermetropía muy alto. Dependiendo del espacio que se tenga dentro del ojo, puede llegar a corregir entre 10 y 12 dioptrías.

La cirugía con lentes intraoculares es una opción cada vez más extendida para el tratamiento de los defectos refractivos. En el caso de la hipermetropía, se utilizan unas lentes  que se instalan entre la córnea y el cristalino, conservando de esta manera  el cristalino natural del ojo. La cirugía es mínimamente invasiva, dura entre 15 y 20 minutos y está indicada en pacientes jóvenes, menores de 45 años.

Es una operación reversible, es decir, que el lente se puede extraer o reemplazar en caso de ser necesario y  garantiza resultados satisfactorios, permitiendo que el paciente lleve una vida normal después de la operación.

Archivos

¿Por qué elegir Clínica AVER?

Satisfacción

Clínica con mayor grado de satisfacción de pacientes en Madrid.

Prestigio

Prestigio y experiencia de los Doctores con gran vocación y ética.

Éxito

Éxito en las cirugías con excelentes resultados en calidad de visión.

Excelencia

Completos estudios que permiten seleccionar las técnicas más adecuadas.

Experiencia

Hemos tratado a más 100.000 pacientes en más de 20 años de experiencia.

¿Necesitas más información?

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar