Menú

Noticia

Síntomas del glaucoma

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma?

En sus inicios, el glaucoma no suele mostrar síntomas evidentes. No causa dolor y la visión se mantiene normal. Este es el verdadero peligro de esta enfermedad: no avisa desde el principio.

Si el glaucoma no se detecta y como consecuencia no se trata adecuadamente, empezarás a notar que ya no ves como antes, perderás lentamente la visión lateral o periférica y tu campo de visión resultará dañado.

En las fases finales de esta enfermedad, es como si estuvieras viendo a través de un túnel. La visión central también puede disminuir hasta que se pierde por completo.

¿Cómo se detecta el glaucoma?

El glaucoma se detecta a través de un examen completo de los ojos, que permitirá evaluar no solamente cómo están el momento del examen, sino ver cómo se va a comportar nuestra visión en el futuro.

El objetivo de estas revisiones es hacer un diagnóstico precoz del glaucoma para poder tratarlo cuanto antes y frenar el daño en el nervio óptico.

Este examen oftalmológico debe incluir las siguientes pruebas:

– Prueba de agudeza visual.
– Tonometría: es una prueba para medir la presión del ojo. Es totalmente indolora y de fácil realización.
– Paquimetría: es una prueba para medir el grosor de tu córnea y establecer qué riesgo tienes de padecer la enfermedad. La paquimetría permite ver si la medida de tu presión ocular, está dentro de los límites normales.
– Examen del segmento anterior: permitirá a tu oftalmólogo ver si existe algún problema que pueda ser la causa de tu tensión ocular alta, en la parte anterior de tu ojo.
– Examen de fondo de ojo: se dilatan las pupilas para examinar la retina y el nervio óptico y ver si hay señales de daño.
– Fotografía del nervio óptico: sirve para obtener imágenes de tu nervio óptico y poder ver su evolución en el tiempo.
– Prueba del campo visual o campimetría (CV): Esta prueba mide tu visión lateral (periférica). Ayuda a tu oftalmólogo a determinar si tienes pérdida en la visión lateral (es una señal de glaucoma) y permite obtener un patrón de comparación en el tiempo, para ver su evolución.
– Tomografía del nervio óptico (OCT): evalúa el nervio óptico en sus diferentes capas, para valorar posibles daños.

 

Dra. Paredes

Si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros! 

Clínica Aver – 91 781 34 80

Archivos

¿Por qué elegir Clínica AVER?

Satisfacción

Clínica con mayor grado de satisfacción de pacientes en Madrid.

Prestigio

Prestigio y experiencia de los Doctores con gran vocación y ética.

Éxito

Éxito en las cirugías con excelentes resultados en calidad de visión.

Excelencia

Completos estudios que permiten seleccionar las técnicas más adecuadas.

Experiencia

Hemos tratado a más 100.000 pacientes en más de 20 años de experiencia.

¿Necesitas más información?