Menú

Noticia

¿Qué es el ojo vago? ¿Cómo detectarlo en los niños?

El “ojo vago”, también conocido como ambliopía, es un problema ocular en el que hay una disminución de la visión de 1 o los 2 ojos por la falta de estimulación adecuada durante el periodo crítico del desarrollo visual. Ocurre cuando la visión en un ojo no se desarrolla de manera adecuada durante la infancia y ocasiona que dicho ojo quede con una menor agudeza visual.

Los niños nacen con la capacidad de ver pero no tienen el sistema visual completamente desarrollado. Este sistema se evoluciona desde el nacimiento hasta los 7-10 años aproximadamente y una vez alcanzado su desarrollo visual, sea este o no correcto, ya no es fácil modificarlo. Si durante este periodo existe algún problema que interfiera en el proceso de maduración de la visión, puede dejar como secuela una incapacidad visual permanente si no se diagnostica y trata a tiempo. Se debe a que las vías que transmiten los mensajes de la visión al cerebro no se desarrollan lo suficientemente y es lo que se conoce como “ojo vago” o ambliopía.

Las causas más frecuentes de ojo vago son: el estrabismo, los defectos de graduación altos o diferente graduación entre un ojo y otro. También cualquier otra situación que impida que haya una estimulación visual correcta del ojo lo pueden causar, como por ejemplo, cataratas congénitas, un párpado caído, etc.

El ojo vago empieza siempre en la infancia y sólo puede tratarse de forma efectiva durante este periodo. Se diagnostica cuando se detecta una disminución de la visión, incluso a pesar de la corrección con las gafas adecuadas. El éxito del tratamiento dependerá de que el diagnóstico se haga a tiempo, es decir, antes de los 7-10 años, que es cuando el ojo aún tiene la capacidad de seguir desarrollándose.

El tratamiento básico consiste en obligar al cerebro a utilizar el “ojo vago” impidiendo la visión del “ojo bueno”, generalmente tapándolo con un parche, aunque a veces se pueden utilizar gotas o laca para oscurecer el cristal de la gafa, según el criterio de su oftalmólogo.

Por todo esto, es muy importante la detección temprana del “ojo vago” y de los problemas que puedan interferir en la maduración visual. Dado que los niños normalmente no se quejan de su falta de visión porque creen que es lo normal, debemos estar atentos en casa y acudir a las revisiones oftalmológicas periódicas recomendadas para ellos.

Dra Jaumandreu

Si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros! 🙂

Clínica Aver – 91 781 34 80

Archivos

¿Por qué elegir Clínica AVER?

Satisfacción

Clínica con mayor grado de satisfacción de pacientes en Madrid.

Prestigio

Prestigio y experiencia de los Doctores con gran vocación y ética.

Éxito

Éxito en las cirugías con excelentes resultados en calidad de visión.

Excelencia

Completos estudios que permiten seleccionar las técnicas más adecuadas.

Experiencia

Hemos tratado a más 100.000 pacientes en más de 20 años de experiencia.

¿Necesitas más información?

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar